El 9 de abril de 1948 en el centro de Bogotá fue escenario de un caos de violencia a causa del asesinato del líder político Jorge Eliécer Gaitán. Los disturbios y revueltas destruyeron algunos espacios y edificios representativos y transformaron la memoria urbana de la ciudad para siempre.